Mi primer viaje en avión Los Angeles CA

Luego de haber decidido o aceptado que tienes que usar un avión como transporte por diferentes motivos, cualquier persona comienza a imaginar e idealizar el viaje en en Los Angeles CA




  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54

Comúnmente una persona acostumbra a viajar en auto o en bus desde muy pequeño y suele ser algo totalmente normal y no marca ninguna diferencia en la vida cotidiana, viajar en avión no suele ser tan común y es por eso que la primera experiencia suele ser un evento relativamente importante además de impresionante.

Luego de haber decidido o aceptado que tienes que usar un avión como transporte por diferentes motivos, cualquier persona comienza a imaginar e idealizar el viaje en Los Angeles CA, mucho entran en pánico y otros están muy entusiasmados por hacerlo.

Teniendo en cuenta que el peso de un avión no es nada insignificante, 2000 kilos como mínimo en un jet privado (pequeño) y hasta 397 000 kilos en un boeing 747, es muy común en comenzar a cuestionar las leyes de la física, como es posible que semejante peso en metal y combustible pueda realizar el increíble ascenso desde el suelo hasta el cielo, en esta situación no es necesario darle muchas vueltas al asunto, debemos entender que los físicos e ingenieros ya solucionaron esos cuestionamientos y todo funcionará como debe funcionar, es impresionante sin duda alguna.

Como experiencia propia, mi primer vuelo fue un vuelo internacional de 12 horas, vaya viaje, e inició con el famoso control de seguridad que cada aeropuerto tiene muy bien establecido, documentos, revisión básica, escaneado de equipaje de mano, escaneado metálico y por supuesto la retención de objetos no permitidos, olvide guardar el bote de gel para el cabello en el equipaje que va en la bodega. Se siente algo raro puesto que no pasamos este grado de seguridad en la vida cotidiana y aunque no tienes nada, existe cierta sensación de ansiedad temiendo que algo aparezca por arte de magia.

Luego de pasar este proceso tedioso pero sin lugar a duda necesario, ingresas a la sala de espera en la cual o te relajas o te estresas más contando los segundos que faltan para que subas al avión. Cuando llega el momento, comienzan a llamar a los pasajeros por el grupo al que pertenecen, inicialmente no entendí si era una diferencia de clases o en que consistía esta preferencia por algunos asientos, para una vez realizado el proceso de abordaje darme cuenta que ese orden era el mejor posible para abordar en orden permitiendo que los que tienen los numero de asientos que van en la parte interior de la línea de asientos entren primero y así evitar pasar por entre los pasajeros que ya están sentados. Los pasillos de los aviones suelen ser muy estrechos ese es el motivo principal.

Para suerte mía, como asiento en mi primer vuelo me tocó el que va a lado de la ventana, entusiasmado por ver todo el proceso de despegue me encontré con la vista de las alas del avión, podía visualizar el funcionamiento de los componente, como los alerones eran probados y descubrir que el sonido de las turbinas no son nada agradables.

Una vez terminada el abordaje y luego de una breve indicación por parte de la aeromoza sobre el uso de los componentes y la seguridad necesaria dentro del avión, el piloto nos dio la bienvenida a la vez que colocaba el avión en posición de despegue en la pista designada, no me consideró impresionable pero debo decir que el proceso fue algo sorprendente y un poco aterrador, para alguien nuevo en este tipo de viajes cada segundo cuenta y podía ver como cada segundo las turbinas aumentaban sus revoluciones generando un estruendo aun mayor, hasta ese estirón visceral a favor de la gravedad que se siente cuando el avión deja el suelo y comienza un ascenso muy inclinado hacia el cielo.

El proceso de ascenso dura unos cuantos minutos hasta que llegan a la altura adecuada, es cuando el piloto vuelve a hablar por los altavoces indicándonos que ha sido un ascenso exitoso e indicándonos el tiempo de vuelo y las condiciones esperadas, todo positivo y relajado.

Las diferencias entre viajar en un avión y viajar en un auto son mínimas, se podría comparar a viajar en un auto, en línea recta y sin nada de tráfico (claro eso nunca pasa en un auto) pero a eso se asemeja el paseo en avión.

La turbulencia si es un asunto serio, imagina ir en un auto y de pronto sientes que todo comienza a sacudirse como si no hubiera más carretera y estuvieras sin disminuir la velocidad en un sendero de piedras sin anivelar, así es la turbulencia, dirás no es tan grave, para alguien acostumbrado no, pero para un primerizo sentir esas sacudidas y fusionar la idea de que estas a miles de metros del suelo y en un transporte de toneladas de peso, tienes razón quizá no sea tan grave. En cualquier caso solo queda mantener la calma y esperar que pase pronto y normalmente lo hace, no suele durar mucho.

La vista del ascenso y descenso son maravillosas, puedes ver como la ciudad que dejas se va convirtiendo en una suerte de maqueta diminuta y comenzar a pasar a través de las nubes, dándote un concepto surreal de un suelo de nubes, y viceversa en el descenso.

El aterrizaje es otra experiencia que vale la pena resaltar, al igual que el ascenso tu cuerpo experimenta una sensación interesante y tu mente una tranquilidad única una vez que ya todo a pasado.

 

 



Tópicos Nuevos